La labor principal del Detective Privado en la actualidad y ante este tipo de servicios es controlar si se están cumpliendo con las medidas de seguridad e higiene tanto por el establecimiento, los empleados, proveedores y los clientes. 

Tras la posibilidad de reabrir los establecimientos (Fase 1), los empresarios deben adaptarse a las nuevas medidas de salud e higiene en la reapertura de sus negocios. Con el fin de comprobar que se estén cumpliendo es esencial contar con un control exhaustivo del cumplimiento normativo para proteger la salud de todos, no aumentar el número los contagiados y evitar sanciones que van desde los 3.000€ hasta 600.000€.

La importancia del Detective Privado como cliente misterioso, que evalúe la calidad del servicio, atención y el cumplimiento de las medidas adoptadas por el Gobierno, puede resultar muy beneficiosa de manera preventiva para el empresario.

Este servicio se complementa con una acción formativa online tanto para empresarios como para sus empleados, dónde se les proveerá de los conocimientos básicos sobre la nueva normativa, y dónde se les informará sobre una serie de visitas aleatoria, por parte del equipo de VESTIGERE, con el único propósito de disminuir el número de casos contagio y el riesgo sanitario asociado y, en último término evitar al empresario las sanciones administrativas.